La Génesis y procedencia del retablo de San Vicente Ferrer

( Iglesia de la Sangre )

Óleo sobre tabla 264 x 192 cm
Autor : VICENTE MACIP (Valencia, 1475-1550) padre de JUAN DE JUANES, (Valencia, 1500- Bocairente, 1579)

 

 

El presente retablo de San Vicente era uno de los que se encontraban en una de las capillas de la Iglesia de Sangre, en concreto, en la primera de la derecha.

En la tabla principal se presenta la figura de cuerpo entero de San Vicente con Cristo en una nube en el ángulo superior izquierdo. Los netos cajeados de las pilastras laterales del retablo están formados por cuatro escenas de santos, con San Cristóbal y San Sebastián a la izquierda, San Lorenzo y San Roque a la derecha.


La predela, formada por tres escenas presenta, de izquierda a derecha, el pasaje de la curación
milagrosa de los monjes enfermos de peste, Santo Entierro y la muerte de San Vicente.


En la visita pastoral de Gaspar Jofré de Borja, del año 1534.a la Iglesia ya lo cita.


Por otra parte la visita pastoral a la Iglesia de la Sangre efectuada por el Obispo Francisco Gavalda y Guasch del año 1657, sitúa la obra en la capilla de dicha iglesia segorbina: “ Capilla de San Vicente, Siguesse la capilla de San Vicente Ferrer cuio retablo es del sancto de pintura muy buena y al olio………”

No obstante, la documentación fotográfica conservada en la biblioteca de la real academia de san Carlos de Valencia (Colección fotográfica antigua D7/459), no deja lugar a dudas de cara a ubicar la pieza como procedente de una antigua iglesia de cristianos conversos, como es la de la Sangre de Segorbe. Además la advocación dominica del retablo parece enlazar a dicha orden con su actuación e intervención en el proceso evangelizador de moriscos en toda la comarca del Palencia, a través de la instrucción de este ente poblacional por las órdenes mendicantes y sus sermonarios. Un hecho reafirmado, además, por el innegable carácter antipestiféro de la obra, con una pedrela en la que se plasman y desarrollan diversos episodios de curación de peste debidas a la intervención directa de San Vicente Ferrer, un hecho vinculante con la realidad segorbina de esos años, especialmente sensibilizada con esta afección vírico-contagiosa, cuya referencias documentales se encuadran en los años 1508 y 1509, además de la terriblemente referida por Francisco Villagrasa y Teruel de 1523.


La datación recientemente propuesta para la obra, de 1523 parece explicar los propósitos devocionales de la pintura, con textos en valenciano de las escenas del banco, posiblemente con un propósito de reconfortamiento del fiel durante el acoso, proximidad y virulencia de la enfermedad.

Por otra parte, parece inexcusable relacionar nuevamente el presente retablo con la figura del obispo Gilaberto Martí, si bien no por el encargo director del retablo, dato que desconocemos, si por la presencia del taller en el Segorbe de la Segunda y la tercera década del siglo XVI. Es sabido, tal como proclama Aguilar en sus escritos que en el año 1508 una gran peste azotó a la ciudad de Segorbe (Episcopologio pp.241)

Dicho episodio de epidemia virulenta, se produjo en un momento anterior al exilio del prelado citado, constatándose la labor destacada de Gilaberto Martí en la atención a los enfermos, por lo cual debemos barajar la hipótesis de que dicho retablo fuese sugerido y encargado por el obispo.


El 1 de Julio de 1937 los vocales de la junta delegada del tesoro artístico de Castellón, Juan Bta. Porcar Ripolles y Samuel Ventura Solsona, se hacían cargo en nombre de la misma, de diferentes objetos depositados en las casas consistoriales de Segorbe, entre ellos del citado retablo (cfr. Olucha Montins F. “El tresor…” Art cit.)


Destruida por completo la iglesia de la Sangre en 1936, el retablo incompleto, salvo el remate, pasó a integrar los fondos del Museo Catedralício de Segorbe.


Recientemente se ha identificado el remate, a partir de documentación gráfica antigua, con la tabla de la Virgen de Monserrat conservada en la actualidad en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles de Cortes de Arenoso, donde, sin saber el motivo ni el porqué, fue a parar tras la Guerra Civil.

Bibliografía: AGUILAR (1890), I, pp. 206 y 219; TORMO (1923), p. 64; POST (1933), IV, pp. 57-58; POST (1953), XI, p. 65; LLORENS
RAGA (1968), p. 55; ALBI (1979), I, p. 128; BENITO DOMÉNECH (1988), p. 12; RODRÍGUEZ CULEBRAS (1990), pp.
118-121; BENITO DOMÉNECH (1993), p. 238-241; BENITO DOMÉNECH-GALDÓN (1997), pp. 84-87; BARTOLOMÉ-MONTOLÍO
TORÁN (2001), pp. 390-393; OLUCHA-MONTOLIO ( 2004).
Exposiciones: Joan de Joanes, Madrid-Valencia 1979. Fondos del Museo Catedralicio, Valencia, 1990. Vicente Macip, Valencia, 1997.
La Luz de las Imágenes, Segorbe, 2001.

PROPIEDAD DEL RETABLO DE SAN VICENTE


Hasta 1936 estuvo en la Iglesia de la Sangre de Segorbe, y destruida esta tras la guerra civil, pasó a la catedral segorbina en cuyo Museo Diocesano se halla. Rodríguez Culebras señala en Fondos del museo catedralicio 1990 pag.118 que al ser la cofradí ade la Sangres fundación posterior a 1577, el retablo originariamente tuvo que ser ajeno a la dedicación de la iglesia de la Sangre y supone que pudo pertenecer desde siempre a la catedral, aduciendo la existencia de una Capilla de San Vicente. Sin embargo en la visita del obispo D. Gaspar Jofre de Borja, de 1534, en la que se reseña todas las capillas del templo y claustro catedralício, no se alude a ninguna capilla o retablo dedicado a este santo ( Aguilar 1890 pag.219 ) y éllo porque la capilla de San Vicente en la seo segorbina no se fundó hasta 1608, según noticia de LLorens Raga ( A.A.V.1968 pag. 55) Parece que por todo éllo que el retablo bien pudo ser pintado en efecto para la Iglesia de la Sangre de Donde procede.

El panel principal con San Vicente Ferrer ( tabla de 1'68 x 1'18 m) lo presenta de tamaña natural y de cuerpo entero con un libro abierto y la filacteria " TIMETE DEVM ET DATE ILLI HOREM QVA VENIT ORA IVDICII EIVS " El Santo dominico está situado en un ámbito pavimentado que se cierra al fondo, a media altura, por un antepecho cubierto por un paño. En el libro que sostiene en su mano se lee: IBVNT MALI IN SUPLICIUM ETERNVM IVSTI AVTEM INVITAM ETERNAM NON PECCABIS" ( Eclesiastes cap. 7) En el ángulo superior izquierdo, sobre una nube, asoma Cristo Juez con la filacteria " HIC EST FILIVS MEVS DELECTVS. Todo el fondo de oro aparece esgrafiado con losanges y cuadrículas similares a las empleadas en las tablas y puertas de acceso al trasltar del retablo mayor de la Catedral de Segorbe.

Extraido del libro " VICENTE MACIP ( 1475-1550 ) Pag. 84
Autor: Fernando Benito Domenech - Jose Luis Galdón
Museo Bellas Arte de Valencia, del 24 de febrero al 20 de abril de1997
Editado por : Consorcio de Museus de la Comunitat Valenciana- Fundación Bancaja- Generalitat Valenciana
ISBN 84-482-1472-2 Depósito legal V-797-1977

 

Otra reseña del Retablo de San Vicente

Extraida del "Catálogo del Museo de la Catedral de Segorbe.

( Edic. Bancaja)

Atribuido al pintor Vicente Macip y realizado con la colaboración de su hijo
Juan, el retablo procede de una de las capillas laterales de la iglesia de
la Sangre de Segorbe y esta íntimamente relacionado con la gran peste que en
tiempos del episcopado de Gilaberto Marti, en 1523, afectó virulentamente a toda
la comarca del Palancia. Destruida por completo la iglesia de la Sangre en 1936,
el retablo incompleto, salvo el remate, pasó a integrar los fondos del Museo Catedralicio.
Recientemente se ha identificado el remate, a partir de documentación
gráfica antigua, con la tabla de la Virgen de Monserrat conservada en la actualidad
en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles de Cortes de Arenoso,
donde fue a parar tras la Guerra Civil.
En la tabla principal se presenta la figura de cuerpo entero de San Vicente con
Cristo en una nube en el ángulo superior izquierdo. Los netos cajeados de las
pilastras laterales del retablo están formados por cuatro escenas de santos, con
San Cristóbal y San Sebastián a la izquierda, San Lorenzo y San Roque a la derecha.
La predela, formada por tres escenas presenta, de izquierda a derecha, el pasaje
de la curación milagrosa de los monjes enfermos de peste, Santo Entierro y la muerte
de San Vicente.
Bibliografía: AGUILAR (1890), I, pp. 206 y 219; TORMO (1923), p. 64; POST (1933), IV, pp. 57-58; POST (1953), XI, p. 65; LLORENS
RAGA (1968), p. 55; ALBI (1979), I, p. 128; BENITO DOMÉNECH (1988), p. 12; RODRÍGUEZ CULEBRAS (1990), pp.
118-121; BENITO DOMÉNECH (1993), p. 238-241; BENITO DOMÉNECH-GALDÓN (1997), pp. 84-87; BARTOLOMÉ-MONTOLÍO
TORÁN (2001), pp. 390-393; OLUCHA-MONTOLIO ( 2004).
Exposiciones: Joan de Joanes, Madrid-Valencia 1979. Fondos del Museo Catedralicio, Valencia, 1990. Vicente Macip, Valencia, 1997.
La Luz de las Imágenes, Segorbe, 2001.
RETABLO DE SAN
VICENTE FERRER
Óleo sobre tabla
264 x 192 cm
Ca. 1523
Inv. núm.: 25
MACIP, Vicente
(Valencia, ca. 1475-1550)
JUANES, Juan de
(Valencia, ca. 1500-
Bocairente, 1579)



Volver